Gato contorsionista

Todo esto surgió a raíz de una apuesta por unas miserables raspas de sardinas a que era capaz de hacerlo. Se dice que el gato nunca más pudo salir de ahí y pasó el resto de sus días ahí dentro, por lo que sus colegas del callejón le acabaron llamando el “gato ermitaño”.

Puntuación:
Loading ... Loading ...
78 Visitas

Los comentarios están cerrados.